Chistes de Farmacéuticos

¡Prepárate para una dosis de risa! Descubre los mejores chistes de farmacéuticos que te curarán el aburrimiento

Mejores Chistes Cortos

¬ŅHas o√≠do hablar de los chistes de farmac√©uticos? Si bien la medicina y el humor pueden parecer una combinaci√≥n extra√Īa, los chistes relacionados con la farmacia han sido una fuente de risa y alivio para muchas personas. Desde bromas sobre los precios de los medicamentos hasta chistes sobre los efectos secundarios, estos chistes ofrecen una forma √ļnica y divertida de explorar el mundo de la medicina y la farmacia.

A veces, el humor es la mejor medicina, y no hay mejor manera de combinar ambas que a través de los chistes de farmacéuticos. Estos chistes son una forma entretenida de aliviar el estrés, disminuir la ansiedad y hacer que la gente se sienta bien. De hecho, los estudios han demostrado que la risa puede ser beneficiosa para la salud al reducir la presión arterial, aliviar el dolor y mejorar el sistema inmunológico.

Los chistes de farmac√©uticos pueden ser sobre casi cualquier cosa relacionada con los medicamentos y la farmacia, desde las interacciones medicamentosas hasta los nombres de medicamentos confusos. Estos chistes a menudo juegan con las palabras y los dobles sentidos, lo que los hace a√ļn m√°s divertidos.

Si eres fanático de la comedia farmacéutica, estás en el lugar correcto. En este artículo, te presentaremos algunos de los mejores chistes de farmacéuticos que harán que te rías a carcajadas. Así que siéntete libre de relajarte, tomarte una pastilla y disfrutar de estos chistes con nosotros. ¡No te los pierdas!

Los mejores chistes de Farmacéuticos

‚ėĎÔłŹ¬†Un hombre llega a la farmacia en el preciso momento en que el farmac√©utico iba a cerrarla ya que tiene prisa para llegar al tren.
– ¬ŅQu√© deseaba? -le pregunta.
РSólo quería algo para sudar.
– Aja… Tome estas dos maletas y acomp√°√Īeme con ellas hasta la estaci√≥n. ¬°Deprisa!

‚ėĎÔłŹ¬†Entra un turista a una farmacia en Brasil y le dice al farmac√©utico:
– Una aspirina, por favor…
El negro saca una aspirina enorme, del tama√Īo de un plato y se la envuelve. El tipo, confundido le pregunta:
– ¬ŅNo tiene una aspirina m√°s peque√Īa? ¬ŅUna de tama√Īo normal?
Y el negro le responde:
– ¬°En Brasil fabricamos as aspiri√Īas mais grandes du mundu!
El tipo, asombrado, acepta la enorme aspirina y dice:
– Deme un tubo de pasta de dientes, por favor.
El negro saca un tubo del tama√Īo de un termo y le dice: – ¬°En Brasil fabricamos o tubo do pasta dent√≠frica m√°is grande du mundu! ¬ŅVoc√© gusta algo m√°is?
El tipo lo piensa un poco y le responde:
РNo, gracias negro, los supositorios los compro de regreso a mi país.

‚ėĎÔłŹ¬†Llega un hombre a una farmacia y le pregunta al farmac√©utico:
– ¬ŅTiene pastillas para los nervios?
– Si
-¡Pues tómese dos que esto es un atraco!

‚ėĎÔłŹ¬†Un hombre entra a una farmacia:
– Quer√≠a un preservativo‚Ķ Es que esta noche voy a cenar con la familia de mi novia, llevamos unas semanas juntos y despu√©s de esta cena quiz√°s‚Ķ usted ya me entiende…
Mientras el farmacéutico iba a por el preservativo el hombre se queda pensando y dice:
РBueno, mejor me pone dos, porque esta chica tiene una hermana que no está nada mal, igual cae también… Nunca se sabe!
El farmacéutico va por otro preservativo y el hombre vuelve a cambiar de opinión:
– Bueno, mejor me va usted a dar tres porque la madre es una cachonda que pone los cuernos a su marido y ya metidos en materia…
El hombre se va a casa y llega la hora de la cena. El hombre se la pasa comiendo sin quitarse la gabardina, con el cuello subido y la cabeza agachada. Al acabar, cuando han salido de la casa, va la chica y le dice:
Р¡Paco! no sabía que fueras tan tímido!
РNi yo que tu padre fuera farmacéutico.

‚ėĎÔłŹ¬†Era un cocinero tan feo pero tan feo, que hac√≠a llorar a las cebollas.

‚ėĎÔłŹ¬†Una mujer va a un abogado.
– ¬ŅUsted cu√°nto cobra por una consulta r√°pida?
– 100 euros por tres preguntas.
– Vaya, es un poco caro, ¬Ņno?
– S√≠… y d√≠game, ¬Ņcu√°l es su tercera pregunta?

‚ėĎÔłŹ¬†¬ŅEn que se parecen los hombres a las pizzas? En que los llamas por tel√©fono y a los 15 minutos ya los tienes en la puerta de tu casa bien calentitos.

‚ėĎÔłŹ¬†Un hombre ciego entra en un ¬ębar de chicas¬Ľ por equivocaci√≥n. Se las apa√Īa para llegar hasta la barra y pide una copa, y tras estar un rato sentado en la tabureta le grita al camarero:

– Eh, t√ļ, te gustar√≠a o√≠r un buen chiste de rubias?

Inmediatamente se hace un silencio total en el bar y con una grave, profunda y √°spera voz, la mujer que esta sentada junto a el le dice:

– Antes de que cuente ese chiste, se√Īor, y en atenci√≥n a su minusval√≠a f√≠sica que le impide ver, creo que lo justo es que le advierta de cinco cosillas: – Que la camarera es rubia. Que el portero del bar es una mujer rubia. Que yo mido un metro ochenta, peso 80 kilos, soy cintur√≥n negro de k√°rate y tengo el pelo rubio. Que la mujer que esta conmigo es levantadora de pesas y es rubia; y que la dama que esta sentada al otro lado de usted es una luchadora profesional y tambi√©n es rubia. Y ahora que sabe eso, pi√©nselo cuidadosamente. ¬ŅDe verdad todav√≠a quiere contar ese chiste?

El ciego piensa durante un par de segundos, menea la cabeza y contesta:
– Naaa… Pues no lo cuento….Paso de tener que explicarlo cinco veces!

‚ėĎÔłŹ¬†Fallece el abuelo a los 95 a√Īos.
El nieto va a dar el pésame a su Abuela de 90 y encuentra a la anciana llorando: la abraza y la consuela.

Un rato después, cuando la nota más calmada, el nieto aprovecha y le pregunta:
-Abuelita, ¬Ņc√≥mo muri√≥ el abuelo?…
– Fue haciendo el amor, le confiesa la mujer.
El muchacho le replica que las personas de 90 a√Īos o m√°s no deber√≠an tener sexo porque es muy peligroso.

Pero la abuela le aclara:
– Lo hac√≠amos solamente los domingos, desde hace cinco a√Īos, con mucha calma,
al comp√°s de las campanas de la Iglesia,
¬ęding¬Ľpara meterlo, ¬ędong¬Ľpara sacarlo…
-Y que paso abuela?, le pregunta el nieto….

-¬°¬°¬° AY, HIJO !!!
¬°¬°¬°PAS√ď EL DE LOS HELADOS CON LA CAMPANILLA!!!

‚ėĎÔłŹ¬†Dos amigos charlando:
Mi tío se murió de cataratas.
-¬ŅLe operaron?
-No, le empujaron al Ni√°gara.

‚ėĎÔłŹ¬†– ¬ŅCu√°l es el mejor portero del mundial?
– Evidente ¬°el de Para-guay!

‚ėĎÔłŹ¬†Jaimito entra en el autob√ļs y pregunta:
– ¬ŅCuanto cuesta el bus?
– Pues es 1 euro.
Jaimito se pone en el medio del pasillo y grita:
-¬°Bajen todos que me lo quedo!

‚ėĎÔłŹ¬†Una ni√Īera que regresa de un paseo por el parque con el beb√©, cuando llega a casa la madre sorprendida ve que la ni√Īera trae a otro beb√© y angustiada le pregunta:
– ¬ŅQue sucedi√≥? ¬ŅPor qu√© no trae a mi hijo y trae a este ni√Īo?
A lo que la ni√Īera responde:
– Se√Īora, usted me ha dicho que si el beb√© se ensucia lo cambie.

‚ėĎÔłŹ¬†– Patxi, soy I√Īaki. Oye, que ya he cogido el autob√ļs. Llego a tu casa en 30 minutos.
– Pero si se llega en 15 andando…
– Ya, joder, pero pesa.



¡Esperamos que hayan disfrutado de nuestra selección de chistes de farmacéuticos! Ya saben, aunque los farmacéuticos puedan parecer serios y dedicados, también tienen su lado divertido y pueden ser el centro de muchas risas.

Recuerden, siempre es importante tener un buen sentido del humor y nunca subestimar el poder de una buena broma. ¬°Hasta la pr√≥xima! ūü§£ūüíä